Arriendo de Propiedades

Para dar las mayores garantías a ambas partes respecto el arriendo del bien inmuelbe que involucra al Propietario y Arrendatario se solcitan:

Que el dueño del inmueble acredite el dominio de la propiedad a partir de copia de la inscripción de dominio emitida por el Conservador de Bienes Raíces competente.

El arrendatario pueda acreditar renta, liquidaciones de sueldo, 12 últimas cotizaciones de AFP, cédula de identidad y cualquier otro documento que permita identificar ingresos. 

Por lo general, el contrato de arrendamiento tiene una duración de un año, pero al ser un contrato privado este puede ajustarse a las necesidades y al acuerdo de ambas partes involucradas; también se pueden fijar seís meses renovables u otras plazos.

Recordar que ambas partes, propietario y arrendatario tienen que estar conformes en el precio convenido pero además es importante generar relaciones comerciales a largo plazo las cuales permitirán estabilidad para ambas partes que muchas veces son familias que disfrutan del bien inmueble y su entorno.